fbpx

7 Ideas para un liderazgo colaborativo

El paradigma del líder omnipotente y sabelotodo está desapareciendo. ¿La razón? Ante el flujo extremo de información y lo vertiginoso de los cambios, es imposible saber todo y hacer todo. La alternativa es incorporar a los colaboradores en el filtrado de información, actualizaciones y enfocarse en lo prioritario. He aquí unas ideas para hacerlo:

1. Acepta que no puedes todo. Reconoce que la cantidad de información que recibes y debes manejar es mayor que tu capacidad para hacerlo. Incluso los datos que generan en tu empresa son demasiados para el tiempo del que dispones para analizarlos. Acepta que tu rol no es saber todo, sino saber lo que necesitas saber.

2. Designa responsables de manejo de información. Asigna a gente clave de tus procesos la responsabilidad de revisar la información que concierne a su área y mantenerse actualizado al respecto. Por ejemplo, la gente del departamento comercial debe estar al día de las tendencias de consumo, novedades en el mercado, estadística de sus ventas, etc. Y así con cada departamento de la organización.

3. Consulta a tus colaboradores. Antes de decidir sobre algún tema importante consulta a las personas clave de tus procesos sobre sus puntos de vista al respecto. Ellos, desde su posición y experiencia, aportarán información valiosa para que decidas con base en datos actuales y considerando el impacto en las diferentes áreas de la organización

4. No rechaces las propuestas sin considerarlas. Tendemos a descalificar las ideas y propuestas de otros cuando no coinciden con las nuestras o con lo que traemos en mente. Enfócate en entender sus sugerencias y razones cuando se oponen a lo que propones. Detrás de toda opinión hay razones, lógicas e información; en lugar de descalificar automáticamente indaga por qué creen eso, por qué consideran que es lo adecuado, etc. Concéntrate en entender sus razones, puedes descubrir algo importante.

5. Define la información interna de mayor valor. Como ahora tendemos a medir todo, producimos demasiada información. Revisa cuál de esa información es clave y con qué regularidad la necesitas. Platica con tus colaboradores sobre la información que requieres de sus áreas y que ellos sugieran lo que consideran que debes revisar. Hagan un acuerdo en cuanto al flujo de esa información, es decir, cómo te la pasarán o dónde estará y con qué frecuencia se actualiza y la ponen a tu disposición.

6. Enfoca a tus colaboradores. En el remolino de la operación diaria nos llenamos de tareas y a veces incluimos algunas irrelevantes que nos quitan tiempo. Para eliminar o evitar esto recuerda constantemente a tu gente las prioridades sobre las que deben enfocarse y los objetivos a lograr. Eliminen de sus actividades lo que no aporte en ese sentido.

7. Comisiona decisiones. Delega en los líderes de los departamentos decisiones que podrías tomar tú. Pídeles que reúnan información, escuchen a sus colaboradores y establece fechas límite y criterios a respetar (lo que no se debe hacer). Finalmente que te presenten la decisión que tomarían y por qué. Si no estás de acuerdo con su propuesta recuerda el punto 4. En lugar de descalificarles pregúntales sobre los puntos que te preocupan o parecen inadecuados.

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Deja un comentario

Suscríbete al boletín de Rafael Ayala y entérate de próximos eventos y promociones.

Scroll to Top